PIMP
2017
June
May
March
February
January


All Episodes
Archives
Now displaying: Page 1
Feb 21, 2017

Todos los melómanos tenemos un baterista favorito. Y todo depende de qué tan buenas sean nuestras “air drums” al ritmo de ese baterista que tanto amamos. Muchos adoramos a Bonham por la forma como le bombeaba sístole y diástole a Led Zeppelin. Otros somos fans de Pharrell Williams por la sencillez con la que le ha dado patadas en el esternón a las Generaciones X y Millennial. Yo venero a Clyde Stubblefield.

El baterista de James Brown, nacido en Chattanooga, no fue nunca destacable ni virtuoso. Tampoco era el más ambicioso de los músicos - algunos de sus compañeros de orquesta recuerdan que si alguno de los músicos de James Brown se atrevía a llegarle tarde al padrino del soul, era Stubblefield. Y quizá por eso, en una sesión grabada en 1969, sometido a la presión de los gemidos, movimientos y órdenes de funk de Brown, fue que Stubblefield cambió la historia de la música para siempre con tan solo 20 segundos de batería. 

Esta es la historia secreta detrás del maravilloso Clyde Stubblefield, el verdadero y eterno “funky drummer”.