Preview Mode Links will not work in preview mode

Jan 23, 2018

Alejandro Pardo fundó el restaurante La Hamburguesería con dos amigos y su mamá. De un restaurante de 33 sillas en La Macarena pasaron a Emaús y luego a Usaquén, donde montaron una tarima para incluir en la experiencia del restaurante la música en vivo. Inspirados en las pioneras 'Ranch Burger' y 'American Burger', Pardo y sus socios convirtieron a la hamburguesa en algo más que una comida rápida, y con la apertura de los espacios para conciertos gestaron una rica escena musical, que convirtió al restaurante en la casa de The Black Cat Bone, The Hall Effect, Monsieur Periné y un centenar de artistas que han comenzado o tocado en el famoso lugar. 15 años después, Alejandro se sienta a conversar y a contar todo lo que recuerda de este proceso desde que abrió el 15 de febrero de 2003.